martes, 18 de octubre de 2016

Esto nos pasa igual o más con nuestras cuestiones psíquicas:

Ayer tuve clase de tonificación, durante la clase, justo en la flexión 50 de mi pierna, cuando el isquiotibial semitendinoso o similar… me torturaba con un dolor agudo intenso, INTENSO, me acordé, justo ahí, de estos anuncios: “Adelgaza 10 kilos en una semana comiendo lo que quieras. Capsulas- Pack pérdida de peso”, “Olvídate de la flacidez en dos semanas- Crema reafirmante 4 pasos”, “Vitaminas Vientre Plano”… mi idilio se esfumó cuando ya estaba intentando subir la pierna con la contracción de los músculos de la cara… y por supuesto el grito de la profesora: “¡¡Susana arriba la pierna!!”, pero mi inocente músculo ya no daba más. Luego, resignada, seguí con la otra pierna, pero me quedé pensando que esto también se lo pedimos a la terapia psicológica, llevamos 15 años postrados en un sillón, con las “chichillas” blanditas y tiernas, y cuando por fin y afortunadamente nos ponemos a hacer ejercicio y organizamos nuestras comidas, queremos que los resultados sean rápidos y sobre todo: dudaderos… Paciente: no puedo salir de casa, tengo miedo de hacerle daño a mis hijos, no puedo mover la mano y soy pianista, vengo a ver si me dice usted algo y se me pasa… Psicoanalista: ¿hoy y ya está? Paciente: Uf, si, hoy, es que estoy muy ocupado, no sé si voy a poder… Paciente, una vez fuera de la consulta: estas terapias de pacotilla, no sirven para nada…
Hoy tengo clase de spinning.

No hay comentarios:

Publicar un comentario